miércoles, 26 de octubre de 2016

Las Vegas, origen de la Comunidad de Pedraza

Tomás Calleja recoge en un libro siete décadas de investigación sobre esta iglesia, piedra angular de la Comunidad de Villa y Tierra

El Adelantado
La iglesia de Las Vegas debe ser para las gentes de la Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza lo mismo que es el árbol de Guernica para los vascos, el símbolo de su origen. Así lo defiende Tomás Calleja Guijarro en su nuevo libro "Las Vegas de Pedraza, su iglesia y... sus misterios", una obra en la que el autor expone los descubrimientos que ha ido realizando, a lo largo de siete décadas de investigaciones, sobre ese templo. Reconociendo esa tarea, el marqués de Lozoya, Juan de Contreras, calificó a Calleja, en 1963, como "el verdadero descubridor" de la iglesia, declarada Monumento Histórico-Artístico de carácter nacional.
"La Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza se fundó en torno a Las Vegas", insiste Calleja. De acuerdo a su teoría, fueron burgaleses, en concreto del alfoz de Lara, quienes erigieron Las Vegas, si bien aprovecharon una edificación anterior, también de uso religioso. Calleja sostiene que los famosos infantes de Lara murieron en el entorno de Las Vegas, "defendiendo las que eran sus tierras. que les habían sido entregadas para su repoblación y defensa".
Siguiendo los estudios de Calleja, desde aquella lejana época, la Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza se reunía en Las Vegas, en una casa aneja a la iglesia. Y así siguió ocurriendo hasta 1875, en que la sede se trasladó a Pedraza. La casa de la Comunidad de Villa y Tierra quedó entonces abandonada, arruinándose al poco. Los vecinos del cercano pueblo de Requijada aprovecharon la situación para llevarse las piedras, utilizadas después para convertir en iglesia una pequeña capilla de la localidad.
El autor del libro, que lamenta las "tergiversaciones" existentes sobre la historia de la Comunidad de Villa y Tierra de Pedraza, dice haber escrito la obra "como servicio a Pedraza y a Segovia" y "para que las futuras generaciones conozcan lo que realmente ocurrió".
"Durante siglos -subraya Calleja-, todo lo que se hacía en los pueblos de la Comunidad de Villa y Tierra se derivaba de acuerdos adoptados en Las Vegas".  A partir del siglo XIX, la Comunidad de Villa y Tierra fue perdiendo fuerza, en todos los aspectos. Y hoy, ni siquiera la romería de Las Vegas es capaz de atraer a vecinos de todos los pueblos de Pedraza. "Ha quedado prácticamente reducida a una fiesta local de Requijada", lamenta Calleja, a quien le gustaría mayor implicación en la misma de las gentes de la Tierra de Pedraza. A este respecto, en su nuevo libro presenta un documento inédito que demuestra que "la verdadera patrona de la Comunidad de Villa y Tierra es la Virgen de las Vegas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario